miércoles, 24 de agosto de 2011

Series del mes Julio-Agosto: Parte II

Antes de que se me pase la vagancia propia del verano voy a seguir con esta serie de megaentradas con minireseñas de series. Esta vez seguiré con Party Down, Terriers, The Class, Drive y Rose Red.

Party Down
 Party Down trata sobre un equipo de cátering en fiestas y celebraciones varias. En modo sitcom-patetismo (a lo Michael Scott), nos adentramos en la vida de 6 personajes, todos ellos actores sin éxito que trabajan como camareros mientras no le sale nada más, esperando un futuro prometedor que nunca acaba por llegar.

 Debo decir que a mí no me ha gustado en demasía. Rob Thomas (y su Veronica Mars de la que soy fanérrimo) me dio demasiadas expectativas y que apareciesen invitados de esta serie cada dos por tres no era suficiente, aunque debo decir que el personaje de Kristen Bell para mí fue lo mejor. El problema que encontré fue el tipo de humor, que no es el más accesible abusando demasiado de los momentos vergüenza ajena y patetismo absoluto. Y una comedia en la que no te ríes te acaba dejando bastante indiferente. Pero a la gente a la que le gustase Michael Scott de The Office desde el minuto 1 (yo tardé casi tres temporadas en pillarle el punto) seguro que esta serie le encanta.

Terriers
Y de la serie del creador de Veronica Mars paso a la serie que hereda alguno de sus guionistas y la ambientación general. Terriers trata sobre dos detectives privados, uno de ellos expolicía y el otro un exratero. Mientras van pasando los diferentes casos autoconclusivos (y sus vidas personales/amorosas blablabla) se va destapando una trama de corrupción.
 Al contrario que en Party Down, en esta no tenía muchas expectativas y solo la vi principalmente porque su episodio 3 (que la verdad está  muy muy bien) apareció como nº 1 en la lista de "Los 50 mejores episodios del 2010" de The Futon Critic; pero me sorprendió con unos personajes la mar de carismáticos, no ya solo los dos protagonistas sino también la abogada o la hermana de Hank, que aunque están un poco descolgadas de la trama tienen escenas con un diálogo impecable. Quitando eso, los casos autoconclusivos están muy bien construidos y el desarrollo de personajes está perfectamente construido, llenando de claroscuros cada acción que hace cada uno. Muy recomendable.

The Class
 Un chico decide pedirle matrimonio a su novia invitando a todo su curso de 3º de primaria (que fue la clase en la que se conocieron). Cuando esta la deja porque le parece patético (y lo es), dentro del grupo de antiguos amigos vuelve a surgir la amistad.

 La comedia en sí es muy clásica sitcom y quizás eso fue lo que debería haberme echado atrás antes de ponerme con ella, pero fui valiente y me encontré una serie... decente. No buena ni mucho menos, pero que se puede ver sin problemas y que resulta curiosa de ver teniendo en cuenta que Jon Bernthal (Shane en The Walking Dead) o Jesse Tyler Ferguson (Mitchell en Modern Family) están en papeles diametralmente distintos a los que solemos verlos. Pero la verdad es que comedias con esta calidad tan mediocre seguro que hay miles, así que yo pasaría de esta.

Drive
Con tan solo 6 episodios, Drive fue quizás la cancelación más fulminante de la FOX. Drive es una serie que trata sobre una carrera que atraviesa los EEUU de punta a punta y en la que sus concursantes se ven obligados a competir por un motivo concreto (véase secuestro de un ser querido, necesidad de medicamentos o simplemente dinero), todo bastante cliché.
 
Sin embargo, a pesar de tanto cliché, la serie a mi entender funcionaba. Los personajes te parecían bastante interesantes y realmente te importaba lo que les pasase en el futuro. Hay que destacar entre los participantes de la carrera (aparte de Nathan Fillion, claro) a Dylan Baker y a su hija en la ficción Emma Stone, ahora chica de moda de Hollywood. Desgraciadamente, la falta de algo mínimamente cerca a un final la hace bastante prescindible, pero creo que si hubiese podido llegar a los 13 episodios estaríamos hablando de una serie muy interesante.

Rose Red
 Recordaba haberla visto anunciada cuando era pequeño y entonces era una espina que debía sacarme, pero anda que no ha dolido. La serie es mala con ganas, no he leido el libro así que no sé exactamente qué culpa tiene la miniserie pero es que es aburrida hasta decir basta, no transmite miedo por ninguna parte, y lo mejor que puedo decir de ella es que es corta y que... se acaba pronto. No debéis verla. Aunque aparezca Emily Deschamel. Huid.

4 comentarios:

martinyfelix dijo...

Party Down era muy rara, definitivamente no era una comedia para reírse, sino más bien de situaciones embarazosas.
No me hizo reír, pero me parece mejor que The Office, que no consigo pillarle el punto.

Terriers me pareció lo mejor de la temporada pasada, fue una pena que no encontrara su audiencia, la promocionaron como lo que no era. Pero si, totalmente recomendable.

Dani dijo...

Es que Terriers me jode muchísimo que la hayan cancelado. Me quedé con ganas de mucho más =(

Un telespectador más dijo...

¿Tu verano está siendo algo así como ua tortura seriéfila? ¿Estás haciendo penitencia por algo? jajaja es que parece que simplemente te ves series por ser cortas indistintamente de su calidad, porque sino no lo entiendo...y lo peor es que ves que no son buenas y continúas con ellas! xDDD

Saludos!

Dani dijo...

Jajajaja, cosas como Rose Red son cosas que siempre quise ver cuando era pequeño y cosas así xD

Y estoy viendo series cortas porque antes de empezar a verlas tenía "Series pendientes: 60" y ahora tengo "Series pendientes: 42" así por la cara xD

Y sobre lo de no abandonarlas, son tan cortas que casi no te da tiempo.